Animales de aduana

January 24th, 2007


[Mención especial "libros de autor" Fotoencuentros 07]

“… la mirada del animal le resulta familiar. Y, asthma sin embargo, capsule el animal es claramente distinto y nunca se confunde con el hombre. De este modo, se le asigna un poder al animal, comparable al poder humano, si bien nunca llegan a coincidir. El animal tiene secretos que, a diferencia de los secretos que guardan las cuevas, las montañas y los mares, están específicamente dirigidos al hombre.” John Berger

En el aeropuerto de Barajas, existe una enorme nave dónde se almacena todo el material que se decomisa en la aduana. Allí se acumulan los objetos más insospechados: juguetes falsificados “made in china”, ordenadores de “pega”, cientos de alfombras, bidones con contenidos extraños o figuras talladas en madera. En el fondo de la nave, hay una siniestra habitación, es allí donde los agentes de aduana almacenan los decomisos relacionados con las especies protegidas. Al entrar en esta habitación se experimenta una sensación extraña. Una mezcla de tristeza y humor negro se apodera de uno al ver a estos pobres bichos disecados y sometidos a autenticas vejaciones kitsch. Un gran leopardo bizco preside la sala, como si no tuviera bastante con la taxidermia, un caimán convertido en cenicero, una pata de elefante transformada en paragüero, cabezas de antílopes y Ñus, una piel de oso con cabeza incluida, iguanas llenas de polvo, tortugas y hasta el cráneo de un mono. Muertos y todo, nos miran con pena… la pena que les damos. Quizá sea éste el secreto de su mirada.


Éstas y otras fotos fueron publicadas en ESETE#7 Vida contemporanea de los animales, y puedes ver más imágenes de animales de aduana pinchando aquí