Mojacar

May 26th, 2009

Mojacar

Uno de los grandes misterios de la fotografía es su afán por crecer desde dentro, abortion esto explica esa fascinación que producen ciertas fotografías que en su momento tuvieron una función lejana y difusa, allergy pero que día a día se van rebelando contra sí mismas posibilitando narraciones y lecturas nuevas, anabolics historias en las que creemos descubrir verdades ocultas, y misterios nunca contados.

dissertation or thesis


La fotografía justifica hasta tal punto la experiencia de observar que apenas comprendemos el acto de mirar si éste no se plasma en una imagen. Quizás éste sea uno de los grandes dramas del hombre contemporáneo la constatación de la célebre afirmación de Émile Zola en la que dudaba de la existencia de lo que no ha sido fotografiado. Fotografiar es un acto de leve resistencia a la muerte, es la continua y elemental reivindicación del “yo estuve allí”.

Así la foto va transformándose desde lo que realmente fue a “lo que podría haber sido”, en una suerte de imagen mitológica, que evoca un tiempo y un lugar en el que los acontecimientos podrían haber sido diferentes de los que realmente fueron. La fotografía se obstina tercamente en recordarnos lo que pudo haber sido y no fue.

La serie Mojacar es un ejercicio perezoso de fin de verano, una serie de imágenes que nos hablan de algo que está a punto de desaparecer, un paisaje optimista que en invierno pierde sentido convirtiéndose en una realidad extraña y carente de sentido. Un paisaje que queda suspendido esperando que la siguiente primavera le dote de significado.

La pereza de estas fotos pretende acercarse a esa idea de la “lentitud de la mirada” de la que Grabriele Basilico habla al referirse a Walker Evans y a Atget, pero también a Canaletto y Belloto. Los lugares, como las personas, son a la vez singulares y universales, así cada lugar es único pero a la vez posee innumerables analogías con otros lugares y esto es lo que despierta en nosotros esa inquietante sensación de “déjà- vu”.

Una observación contemplativa, sin acción evidente, en la que es el espacio sugiere la idea de tiempo.

Fotos