Shop the planet

February 21st, 2008

Shop the planet
[Proyecto en construcción]

Este proyecto supone una reflexión abierta sobre la omnipresencia del consumo en nuestra vida. El proyecto se articula a través de diferentes prácticas que se agruparán a modo de episodios. A través del recurso documental se propondrán acercamientos a la realidad de consumo en la que estamos inmersos, treatment atendiendo especialmente a ciertos replanteamientos críticos de la realidad contemporánea.

Desde Zaunka se propone varias líneas de investigación (Shopnothing.org, Best before, Money talks, Consuption landscapes, Cons illness…). El objetivo final se concreta en un proyecto documental de creación, en el cual diversas prácticas se integran a modo de capítulos.

cuerpo/consumo-body/consumption

“La humanidad que en los tiempos de Homero era un objeto de contemplación para los dioses olímpicos, ahora es un objeto de contemplación para sí misma. Su auto alienación ha alcanzado tal grado que puede experimentar su propia destrucción como placer estético de primer orden.”
Walter Benjamin, Iluminaciones, 1936

La lógica paranoide del consumo hace mucho que ha traspasado la barrera de lo objetual.

buy cialis professional online

El objeto de consumo ya no tiene por qué tener forma, por qué ser cosa.

En ese contexto el propio cuerpo humano se convierte en uno de los principales objetos de consumo. Las revistas, la televisión, internet, están repletos de cuerpos por y para el consumo, esto explica el espectacular incremento de operaciones estéticas de todo tipo, el auge de los tatuajes y los piercings, o las elevadas ventas de medicamentos milagrosos para mejorar nuestro aspecto.

Curiosamente todo esto se produce en un momento en el que las relaciones personales son más incorpóreas que nunca, el ordenador, la televisión, la vídeo consola nos ponen en relación con otros cuerpos, cuerpos virtuales, fragmentados y retocados; cuerpos manieristas, sofisticados y barrocos. La vehemencia de los medios hace que no distingamos claramente el límite entre los cuerpos reales y los cuerpos virtuales, pero la verdad es que nos da igual…

» Fotos



shopnothing.org [maquinado por 06/08]
Shop nothing

En internet todo se compra. Internet se revela como el lugar de consumo natural del ciudadano del siglo XXI, lo que no está en la red simplemente no existe.

La web produce una serie de pistas que nos perfilan como potenciales consumidores, tiene elementos especializados en estudiar las trazas de consumo de los individuos partiendo de diversos parámetros (desde nuestras conversaciones por e-mail, el historial de lo que compramos a través de Internet, o las páginas que visitamos).

www.shopnothing.org pretende poner de manifiesto hasta dónde puede llegar el impulso de consumo on-line, con esta experiencia ofrecemos la posibilidad al usuario de comprar NADA por la irrisoria cifra de 1$.


Somos lo que comemos


Somos lo que comemos from zaunka on Vimeo.

El primer acercamiento a la comida suele ser visual, el aspecto de un alimento hace que éste se muestre más o menos atractivo incluso antes de haberlo probado u olido. Sin duda nuestra cultura ha potenciado tanto lo visual, que el Arte, en mayúsculas, se vincula en mayor medida a lo visto que al resto de los sentidos. Criterios principalmente visuales intervienen en la aceptación o rechazo de los alimentos, algo que no se adecúe a nuestros criterios estéticos es descartado como apetecible.
Tradicionalmente el aspecto y la naturaleza de la comida tenían que ver con la identidad de los pueblos, las religiones permitían o prohibían el consumo de ciertos alimentos. La tradición hebrea, por ejemplo, no permite mezclar carne con leche, eso explica la posibilidad de elegir entre postre lácteo y gelatina en los menús infantiles de los restaurantes de comida rápida, tampoco les permite comer peces sin escamas y aletas (quién me garantiza las escamas y aletas de un FishBurger). Para los musulmanes es pecado comer carne de cerdo, me pregunto cómo calificaría el profeta un Menu Big King XXL, y para los cristianos el pan y el vino son sagrados, no lo debemos olvidar cuando compremos un baggette congelada, del Don Simón ni hablamos.
Evidentemente la comida se convierte en una metáfora visual del mundo en el que vivimos. Hoy en día en un entorno globalizado se intentan minimizar o incluso evitar las señas de identidad de los alimentos en pro de una mayor posibilidad de negocio. El aspecto de las comidas debe ser a la vez atractivo y políticamente correcto.
En esta tendencia creemos ver aspectos relacionados con la infantilización de las sociedades occidentales contemporáneas. La vida se entiende en un sentido muy superficial, casi infantil, basada en arquetipos de ficción. La comida no puede sustraerse de estas corrientes, y hoy en día muestra también un aspecto ficcionado. Se separan los alimentos de su origen real para situarlos en un plano estético ilusionista de evidentes conexiones Pop, sirva el Palito de Cangrejo (surimi) como ejemplo de lo que quiero expresar.
La presencia de Ferrán Adriá en la Documenta XII puede darnos una idea de las nuevas relaciones entre Arte Plástico y comida. El Eat Art es algo que comenzaron tímidamente los surrealistas pero que explotaron como nadie los artistas Pop, las sopas de Warhol, las hamburguesas de Oldenburg, o las salchichas de Rosenquist dan buena fe de ello. Esa aceleración Pop que vive nuestra sociedad hace que un gran número de los alimentos que consumimos se conviertan en productos de estética claramente Pop, y si no que se lo pregunten a Martin Parr.
Con “Somos lo que comemos” hemos querido realizar un documental de lo cotidiano, hemos fotografiado alimentos con una frialdad e indolencia cercana al archivo. Una cartografía de lo que somos a través de lo que comemos.